Como todos los sitios web, usamos cookies. Si continúas navegando aceptas la política de privacidad.

Poniendo consciencia en las emociones

Hablemos de Aprendizaje
Poniendo consciencia en las emociones

El fracaso de los líderes, pasa por una falta de autoliderazgo emocional. Desconfianza, inseguridad, miedos, baja autoestima, son parte de ello. Y es porque todavía le damos más importancia y protagonismo a la parte racional, logica consciente de nuestro cerebro, que al inconsciente emocional.

Gracias a la razón hemos dejado de tener un comportamiento animal, y gracias a la emocion somos capaces de no funcionar como maquinas. Comunicar ambos mundos para armonizarlos, es nuestro reto.

El primer paso sería, hacernos consciente de nuestras emociones. Saber en qué emoción nos encontramos para cada situación que vivimos, es saber manejar el arte de la gestión emocional.

¿Cuál es la emoción que tienes frente a una situación que quieres cambiar? ¿Qué sientes? ¿Desde que emoción te sueles hablar a ti mismo? Cuando te estas comunicando con otra persona ¿desde qué emoción lo haces? Ya sabemos que más importante que lo que decimos, es desde que emoción lo expresamos ¿es agradable o desagradable? Si es desagradable ¿cúanto tiempo quieres permanecer en esa emoción? Decidelo y verás que pasa. Nuestro cerebro responde siempre en lo que le pidamos que haga.

Las emociones hay que observarlas, el primer paso es hacerlas consciente para poder sentirlas, comprenderlas, aceptarlas, gestionarlas y usarlas. ¿Cuanto tiempo le dedicamos a entrenar nuestras emociones? Hacer es un verbo que necesita de nuestro tiempo, porque ya sabemos que aquello a lo que no le dicamos tiempo nunca va a suceder.

Las emociones se deben gestionar desde la propia emoción, no desde la razon. Dos formas de gestionar las emociones serian: una bajandole el volumen a esa emoción desagradable que sentimos y la otra cambiandola por una emoción de las llamadas antidoto (seguridas o curiosidad) que nos permita gestionar adecuadamente la situación ¿Te apetece entrenarte en ello?

Recuerda, un liderazgo con contenido emocional va a ser siempre más fuerte e inspira más.

Autor: