Como todos los sitios web, usamos cookies. Si continúas navegando aceptas la política de privacidad.

Momentos complejos…, momentos de aprendizaje

Hablemos de Aprendizaje
Momentos complejos..., momentos de aprendizaje.

Uno de las pocos beneficios de esta situación en la que nos encontramos, es que se nos han abierto decenas de momentos y oportunidades de aprendizaje, bien impuestos por la situación (trabajo en remoto, manejo de nuevas aplicaciones tecnológicas, nuevas rutinas perso-profesionales) o por inquietud y ganas de aprender.

Momentos difíciles, son siempre momentos de aprendizaje; ahora bien, a la hora de invertir tiempo en este aprendizaje, uno de los errores más habituales es pensar que es una cuestión estrictamente tiempo y que, por lo tanto, cuanto más tiempo dedique, más voy a aprender.

Aprender a Aprender es una habilidad en sí mismo, que tenemos que desarrollar y sobre todo, practicar constantemente.

Si quieres que el tiempo que inviertes se convierta realmente en un aprendizaje, os comparto estas 4 recomendaciones, que no por sencillas, dejan de ser realmente efectivos:

  1. Reflexiona de manera focalizada: tras leer un blog, atender a un webinar o estudiar un artículo, dedica dos minutos a ordenar qué es lo que te ha aportado o descubierto, así como tus principales conclusiones que tendrás en cuenta para aplicar o utilizar de aquí en adelante; ordénalo por escrito en cualquier soporte (notas, email, lista, cuaderno).
  2. Sintetiza y “sencilliza”: Richard Feynman -físico y premio Nobel- decía que “si no eres capaz de explicar de una manera sencilla y concreta una idea, concepto o planteamiento, es que no lo has entendido lo suficientemente bien”; por lo tanto, cualquier aprendizaje qué extraigas, tienes que hacerlo lo suficientemente sencillo como para explicarlo, a la primera, de una manera clara y específica.
  3. Compártelo con otros:  Una forma maravillosa de interiorizar y de anclar nuestros aprendizajes es compartiéndolos con los demás; no importa de qué manera lo hagamos, puede ser a la hora de sentarte a comer o cenar con tu familia, en una llamada telefónica con tu compañero, o incluso -de manera más formal- volcando tu opinión en un foro, email o red social.
  4. Refuerza contra el olvido: Si tienes especial interés en interiorizar y utilizar lo aprendido, necesitas luchar contra la curva del olvido, la cual comienza justo en el momento de acabar tu tiempo de aprendizaje. Repasa, repasa, repasa. Recuerda, recuerda, recuerda.

4 tips para hacer que tus aprendizajes sean más robustos y eficaces; espero que te sean de utilidad y me temo que no vas a tener muchas excusas para no ponerlos en marcha.

Autor: