Como todos los sitios web, usamos cookies. Si continúas navegando aceptas la política de privacidad.

¿Por qué impulsar la cultura de feedback?

Sobre Transformación Cultural
¿Por qué impulsar la cultura de feedback?

Cuando hablamos de organizaciones con una cultura de feedback bien arraigada, hablamos organizaciones que fluyen, organizaciones ágiles. El feedback es un elemento fundamental dentro de la comunicación que posibilita el desarrollo de todas las personas, permite un intercambio ágil de información que se traduce en una mayor agilidad en la toma de decisiones.

Históricamente hemos identificado el feedback exclusivamente con las reuniones anuales de desempeño, sin duda una exclusividad que hemos de dejar atrás, ya que el feedback debe ser una constante dentro del entorno VUCA en el que nos movemos.
Las virtudes de impulsar una cultura de feedback en una organización puede notarse en muchos ámbitos. Yo me referiré a 3 ámbitos concretos:

  1. Implementación estratégica: Una organización donde la comunicación no fluye es una organización con distancia entre los diferentes niveles organizativos. No se puede diseñar estrategia sin conocer que está pasando en el terreno. Establecer canales de comunicación ascendentes y descendentes es vital.
  2. Mejora y aprendizaje: Somos ciegos en la acción, no podemos mejorar aspectos importantes de nuestro desempeño a menos que otra persona desde fuera nos los haga visualizar. Dar feedback tanto de mejora como de reconocimiento debe ir implícito en el ADN de cualquier organización, en su cultura y en sus procesos. Debe ser un hábito extendido a todos los niveles organizativos y en cualquier dirección. Todo el mundo debe estar preparado para darlo como para recibirlo. Especialmente cuando se trata de dar feedback correctivo, solemos escuchar excusas del tipo: “no tengo tiempo”. El feedback no es una cuestión de tiempo, ya que breves conversaciones sobre temas estratégicos pueden tener lugar en infinidad de contextos. Es una cuestión de aumentar nuestro registro conversacional, de darlo y recibirlo con una estructura que minimice el riesgo de alterar egos y acabar con conversaciones improductivas.
  3. Comunicación transversal: Hoy día la transversalidad ha llegado para quedarse. Cada vez más empresa optan por estructuras matriciales enfocadas a realizar una gestión por proyectos. Pero, ¿cómo lideramos sin estar respaldados por la comunicación? En este contexto, los “líderes sin cargo” han de estar preparados, no con armas como el poder de su tarjeta, la posibilidad de ligar éxito a objetivos retributivos si no con sus armas personales de influencia, inspiración y alineamiento. Conversaciones de avance en muchas ocasiones enterradas bajo la cultura de los silos que todavía inundan muchas organizaciones.

La comunicación genera realidad. ¿Qué realidad se está generando en tu organización?

Autor: